Comida de negocios

Lo que nunca debes hacer en una comida de negocios

No voy a darte una charla sobre urbanidad y buenas costumbres, ni sobre protocolo. Te voy a decir las diez cosas que debes evitar a toda costa en una comida de negocios.

Son cosas obvias, son de lógica, pero si no las tenemos claras e individualizadas en nuestra mente, posiblemente podemos cometer uno de estos graves errores.

Así como el tener a tu cliente cara a cara,  mientras compartís unos buenos  platos y unos buenos caldos,  te ayudará a crear una relación de confianza con tu cliente.

Si cometes alguno de estos garrafales errores, habrás tirado por la borda todos esos esfuerzos por crear o mejorar tu imagen profesional.

Hay más. Yo he vivido todos los que te cuento, unos los he visto en la mesa de al lado, pero otros he sido yo el protagonista.

Ríete si quieres, así lo recordarás.

SITUACIONES A EVITAR A TODA COSTAcomida de negocios 2

 

 

 

 

 

 

 

El pago de la cuenta

Jamás has de pelearte por abonar la cuenta.

Está claro que el que tiene que pagar eres tu, entonces ya que has de hacerlo, hazlo con clase.

Si por cualquier motivo tu cliente consigue hacer el gesto de pagar antes que tu, estas obligado a impedírselo. Pero en caso de que tu cliente desista de pagar debido a una leve insinuación de tu parte de abonar la cuenta, podría dar la impresión de que no tendría muchas ganas de pagar, cuando ha guardado la tarjeta con tanta facilidad.

Sea que insista mucho o insista poco, tu eres quien ha de pagar, entonces se un señor y deslízale al camarero la tarjeta antes de que ni siquiera se de cuenta tu cliente que vas a pagar.

Para mi, el sistema mejor y que te da un plus de imagen es darle la tarjeta al camarero, incluso antes de que llegue tu invitado.

¡Quedarás como un señor o como una señora!

eligiendo restaurante

No es conveniente probar  los restaurantes nuevos y de moda.

La comida con tu cliente no es el momento adecuado para probar un nuevo establecimiento y arriesgarte a recibir un mal servicio o mala comida.

Has de elegir un restaurante que te sea familiar; la mejor opción es escoger un lugar al que vayas a menudo y donde los camareros te conozcan y te den un excelente servicio.

Así recibirás trato VIP ante tu cliente; y es impresionante  ser saludado por tu nombre cuando entras a un restaurante.

respeta la cita y se puntual

Jamás debes cancelar la cita ni cambiar el horario.

Antes de acordar una comida con tu cliente revisa cuidadosamente tu calendario.

Los planes se pueden cambiar, pero cambiar tus planes en el último minuto porque accidentalmente olvidaste algo urgente o porque tenías un compromiso anterior te hace parecer despreocupado e irresponsable.

En una comida de negocios se trata de impresionar a tus clientes, y es mejor no darles ninguna razón para que duden de tu habilidad para ser puntual y comprometida o comprometido.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en formación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.